Mild

Mild

Mild

Las cervezas Mild tienen el afrutado típico de las Ales inglesas y pueden ser ligeramente esterosas, pero esos aromas nunca deben ser predominantes, deben ser cervezas muy limpias. El aroma predominante debe ser procedente de las maltas, a bizcocho, pan fresco, caramelo, melaza y en orden mucho mas discreto puede haber presencia de chocolate, café o tostado. En el sabor la tendencia es la misma, puede ser ligeramente dulce, pero nunca empalagosa, el final debe ser muy fresco y suave. El aroma y sabor a lúpulo puede estar o no presente, pero si lo está, debe ser nuevamente de forma muy limitada, nunca dominante. El alcohol no debe notarse ni en aroma ni en sabor.

Los estilos ingleses de cerveza son el resultado de la edad de oro de la cerveza inglesa, los siglos xviii y xix. Las Brown ales se ubican en el medio. Son cervezas no asumidas de la clase obrera. ( They are unassuming, working-class brews. ) Muy tomables, ricas con el character ingles clásico y a medio camino entre las pale ales y las porters. Las browns siempre están listas para saciar la sed.

Las raíces

Hasta hace más o menos 300 años, la mayoría de las cervezas inglesas eran oscuras, turbias y frecuentemente con una fermentación dudosa con levaduras salvajes. Tenía un acarácter ahumado porque la malta era secada sobre fuego hecho con madera o carbón. Frecuentemente se referían a esta malta como malta marrón (Brown malt)- E un tiempo en que las cervezas se hacían con una sola malta, es fácil darse cuenta por qué las cervezas tenían ese carácter.
La cocina de batchs múltiples era común en la Edad Media. Varios worts sucesivos eran extraídos del mismo mash. Cada batch producía un wort menos concentrado y eran designados stout, strong Brown, common brown e intire en orden decreciente de concentración.  Lo más aproximado a la actual brown ale era la common brown, pero era significativamente más fuerte.

La habilidad para maltear fue progresando hasta el punto en que comenzaron a elaborarse algunas clases específicas de malta. Éstas cubrían la gana desde la pale hasta la amber, brown y aún dark brown. Estas maltas eran mezcladas en distintas proporciones o usadas solas paraq producir un arcoíris de ales incluyendo porters, brown ale, stout, mild y pale ale y frecuentemente el estilo dominante era la porter. Muchas veces las cervezas algunas de guarda y otras más nuevas eran mezcladas.

En los comienzos del siglo xix, algunas recientemente desarrolladas maltas pale generaron una especie de revolución en el arte de hacer cerveza. Las pale ale eran elaboradas en el centro de Inglaterra, pero las brown ales pisaban fuerte en otras áreas de Inglaterra como una alternativa característica, especialmente en Londres y más tarde en el noreste. Las brown ales se consolidaron como un estilo en Londres donde las preferían más oscuras, dulces y poco concentradas mientras que en el noreste las hacían más fuertes, crispers (más frescas  o secas ¿?) y de color más claro. Estas dos líneas aún existen.

El advenimiento de la elaboración casera y de las microcervecerías en América tuvo otro profundo efecto en la formulación de las brown ales. Cómo no necesitaban atenerse a los parámetros tradicionales, estos cerveceros experimentales jugaron con los ingredientes lo suficiente como para garantizar el reconocimiento de una neo-brown ale. Preservaron el color pero las hicieron significativamente más lupuladas, usaban cantidades generosas de lúpulo tanto para amargor como para aroma. También las hicieron con mayor densidad. Hoy, las brown ale son muy populares en toda América.

Una Ale típicamente inglesa de característica extremadamente liviana y muy bajo contenido alcohólico. Suele servirse ‘fresca y joven’, no es una cerveza que requiera una larga maduración,

Su rango de colores es algo amplio, yendo del ámbar intenso al cobre oscuro o marrón, aunque la mayoría se sitúan en el rango medio del rojo cobre al marrón claro. 

Algunos la describen como una versión liviana de las Brown ales y en ocasiones, los ejemplos que tienen cierto perfil tostado como versiones muy livianas de las Brown Porters. En mi opinión se las puede emparentar con las Scottish /60.

Perfil y Características

Ligeros tonos de hierbas, florales o terrosos provenientes de los lúpulos son bienvenidos en bajos niveles. Una baja carbonataciòn natural es clásica del estilo y los azúcares rubios o marrones sin refinar pueden aportar una interesante complejidad extra.

Aroma: a malta, bajo a moderado y puede tener algo de carácter frutal. La expresión de la malta puede tener un amplio rango en su carácter, el cual puede incluir carácter a caramelo, a granos, a tostado, a nuez, a chocolate o levemente torrado. Lúpulo de aroma escaso a ninguno. Diacetíl muy bajo a ninguno.

Aspecto: color cobre a marrón oscuro o a color caoba. Existen ejemplos un poco más pálidos (ámbar medio a marrón claro). Generalmente clara, aunque tradicionalmente no se filtra. Espuma moderada a baja, de tonalidad blancuzca a marrón claro (como el café claro o la canela). La retención puede ser pobre debido a la baja carbonatación, los adjuntos que se usen y la baja densidad.

Sabor: generalmente una cerveza maltosa, aunque puede tener un muy amplio rango de sabores basados en la levadura y la malta (maltoso, dulce, a caramelo, a toffee –caramelo cremoso que se hace con caramelo en almíbar y se le añade mantequilla–, nueces, chocolate, café, a vino, frutal, licoroso, a melaza, ciruelas o pasas de uva). Puede tener gusto final dulce o seco. Las versiones con maltas más oscuras pueden tener un gusto final seco, tostado. Bajo a moderado amargor, suficiente para proporcionar algo de  balance pero sin sobreponerse a la malta. Ésteres frutados moderados a ninguno. Diacetíl y sabor a lúpulo de bajo a ninguno.

Sensación en boca: cuerpo liviano a medio. Carbonatación generalmente baja a medio baja. Las versiones basadas en la malta tostada pueden tener una ligera astringencia. Las versiones más dulces pueden tener sensación en boca un tanto más plena por la densidad.

Impresión general: una cerveza de maltosidad acentuada, de sabor liviano que se adapta fácilmente para ser tomada en cantidad. Refrescante, pero plena de sabor. Algunas versiones pueden parecer brown porters de más baja densidad.

Comentarios: la mayoría son cervezas de sesión de baja densidad, en el rango de los 3,1º a 3,8º de graduación alcohólica, aunque algunas versiones pueden ser hechas en el rango más alto (4%+) para exportación, festivales, como cerveza de estación y/o para ocasiones especiales. Generalmente servida de barril, las versiones fuertes embotelladas a menudo no soportan bien los viajes. Es posible un amplio rango de interpretaciones.

Historia: puede haberse desarrollado como uno de los elementos de las primeras porters. En términos modernos, el nombre «mild» se refiere al relativo escaso lúpulo de amargor (es menos lupulada que una pale ale, pero no tan fuerte). Originalmente, lo «mildness» (suavidad) pudo estar referido al hecho de que esta cerveza era muy joven y todavía no había adquirido el moderado carácter agrio que tenían los batches antiguos. Algo rara en Inglaterra, las buenas versiones todavía pueden hallarse en Midlans, alrededor de Birmingham.

Deja una respuesta